El lavado de tanques de almacenamiento de agua potable es una actividad importante e indispensable que debe realizarse mínimo dos veces al año. Toda empresa que tenga este tipo de infraestructura de almacenamiento de agua para el consumo humano debe garantizar que éste, cuente con las condiciones de higiene, limpieza, desinfección, libre de filtraciones e imperfecciones que impidan que el agua acumulada presente se contamine con agentes patógenos para la salud. 

 

Este servicio debe ser prestado por una empresa especializada; avalada por la secretaría de Salud del municipio y/o Departamento (Donde el tanque se encuentre ubicado) con los permisos requeridos para la operación (Resolución 2190 de 1991), y ejecutado por personal competente, capacitado y entrenado tanto en trabajos seguros en altura, espacios confinados y por supuesto en procedimientos de desinfección. La empresa debe contar con todos los equipos de lavado y desinfección requeridos así como los equipos de seguridad pertinentes (Ejemplo: Hidrolavadora de alta potencia, bombas sumergibles, elementos de protección personal y equipos para medición de gases). El procedimiento ideal es realizar una prueba de laboratorio al agua antes y después del servicio (Esto a consideración y/o criterio del cliente). 

La calidad del agua después del procedimiento de lavado y desinfección del tanque es notable. El personal usuario de su negocio o empresa notará la diferencia. En Seppsa tendremos el gusto de asesorarlo al respecto.